martes, 15 de enero de 2013

Capítulo 1






Fuga


N
o podía faltar, pero por otra parte, nunca me había saltado un entrenamiento. Pero no fallaría a Cassie. Ni aunque los nervios me devorasen por dentro, aunque el remordimiento me golpease con fuerza y el corazón me latiese con tal ímpetu que casi se podía escuchar, no lo haría. No volvería a decepcionarla.
Me acuclillé junto a un arbusto del jardín y me aseguré de que nadie me veía. Si me estaba observando algún vecino y avisaba a mis padres, todo mi plan se iría al garete. El corazón me palpitaba con tanta fuerza que podía escucharlo con toda claridad detrás de las orejas, como el  ritmo constante del tambor de una banda que marca el compás: Boom, boom. Boom, boom. Siempre igual. Pero no había nadie aparte de la tensión y yo. Salí de casa caminando a paso ligero hacía la casa de Cassie, agarrando la bolsa del regalo con fuerza. Recordé el plan: iría a la casa de mi amiga, estaría un poco allí celebrando su cumpleaños con ella, me iría temprano y le diría a mi padre que me había quedado estudiando y ayudando a la Srta. Moss en la biblioteca del colegio hasta tarde. Sabía que no era un plan infalible, que tenía muchas lagunas, pero no había tenido mucho tiempo para pensarlo y era lo mejor que se me había ocurrido.  Por estúpido que resulte, me reí. Me reí de mí misma. Estaba convirtiendo algo tan normal como ir  al  cumpleaños de mi amiga en algo parecido a una misión de un espía. Aunque tuviese sus riesgos (mi padre, principalmente) le estaba dando demasiada importancia. Me relajé un poco y seguí caminando, tarareando una canción sacada de una película.
Llegué a la casa de Cassie y llamé al timbre. Me recibió su madre, Susan McCully, con su habitual sonrisa amable. Le entregué la bolsa del regalo para que lo guardase y ella me indicó que pasase y que fuese al dormitorio de Cassie.
La Sra. McCully me había dicho que era la primera en llegar y, en realidad, no era de extrañar, porque era bastante temprano todavía. Me imaginé la sorpresa de Cassie al verme. Ella era mi mejor amiga y se había llevado un gran disgusto al enterarse de que no podría ir a su cumpleaños.
Cassie y yo éramos amigas desde los ocho años, cuando yo me había mudado a su pueblo. Tras su cálido recibimiento, me había adaptado a este lugar y a su gente con mucha mayor facilidad, pues no me había sido fácil de llevar el hecho de mudarme a la otra punta del país y dejarlo todos atrás. En ese instante me resultaba imposible pensar en una vida en aquel pueblo sin ella. Podía imaginarme a mi misma sola y callada, como el primer día, añorando a mis amigos y observando cómo el mundo seguía sin prestarme la más mínima importancia. Desde aquella tarde en la que ella había tirado de los pelos a un niño de clase que me había llamado “la estúpida niña nueva” nos convertimos en amigas inseparables.
La puerta estaba cerrada, así que llamé golpeándola con los nudillos suavemente.
-Está abierto –dijo la voz de Cassie
Empujé la puerta y entré. Mi amiga estaba echada sobre la cama, boca abajo y de espaldas a mí, escribiendo algo en una libreta pequeña. En cuanto terminó la frase, se incorporó y  se dio la vuelta. Le sonreí.
Cuando me vio, su expresión se iluminó tanto que me hizo sentir como si fuese de la familia real. De un salto se deslizó fuera de la cama, corrió a mi lado y me rodeó con los brazos en un fuerte abrazo al tiempo que gritaba con alegría.
-¡Kat! Creía que no vendrías ¿No tenías clases particulares? –preguntó ella sonriendo como si hubiese años que no nos veíamos, a pesar de que nos habíamos visto esta misma mañana en el instituto.
-Sí, pero mis padres me dejaron saltármelas hoy –respondí yo, encogiéndome de hombros.
Mentiras. Sólo mentiras. Ni yo tenía clases particulares, ni mis padres me habían dejado ir a su casa. Pero era lo que Cassie debía creer, pues no podía decirle la verdad. Nadie debía saberla. A pesar de nuestra forjada amistad y todo lo que ella había hecho por mí, había un secreto que no podía revelarle por más que quisiese. Hice una mueca al pensar en el engaño que había llevado a cabo todos estos años. Quería decírselo y quitarme ese peso de mis hombros, pero no podía mostrarle el misterio que mi familia guardaba de generación en generación. No podía poner en peligro a una enorme cantidad de personas solo por ser incapaz de callarme ante la jovencita que me rodeaba dulcemente con sus finos brazos.
-Bueno, pues muy bien –dijo Cassie  de repente. Me agarró de la mano y comenzó a caminar por el largo pasillo lleno de cuadros con fotografías de su familia o de hermosos paisajes –. Ahora ayúdame ¿vale?–continuó Cassie –Tengo que echar la comida en los cuencos, traer botellas y vasos, terminar de colocar las guirnaldas, hinchar algún globo y dar de comer a los perros. Y aunque me alegro mucho de que hayas venido y sé que eres la invitada y todo eso… me ayudarás ¿verdad? –me miró, con mirada suplicante, intentando convencerme.
Asentí con la cabeza. La verdad es que le hubiese ayudado aunque no me lo hubiese pedido.
-Por supuesto ¿para qué están las amigas? –reí y luego lancé un pequeño suspiro –Bueno, ¿dónde está la comida de los perros, Cassie?
-En la cocina, si no la encuentras pregúntale a mi madre ¿vale? –dijo ella mientras colocaba chucherías y chocolatinas en platos y cuencos de colores –Y, Kat, –me llamó cuando salía de la habitación. Me giré y la miré de forma interrogante hasta que dijo: -Muchas gracias.
Sonreí y entré en la cocina, donde estaba su madre. Ella me dio el saco del pienso y me dirigí al recinto de los perros, situado en el jardín trasero.
El jardín de la casa de Cassie era enorme. El césped y las plantas siempre estaban bien arreglados. En medio del jardín había una pequeña fuente con forma de espiral que se elevaba hasta el metro y medio de altitud, más o menos. Pequeñas plantas forales crecían  luciendo flores de hermosos colores y grandes pétalos. Todo el recinto estaba rodeado de unas tuyas de un color verde oscuro que contrastaba a la perfección con el vivo verde que cubría todo el jardín. A la derecha de la puerta, habían situado unos columpios de color rojo. Al otro lado se hallaba el gran recinto de los perros que ocupaba al menos un cuarto del enorme jardín. El recinto estaba lleno de cosas para los perros: Casetas, juguetes, comederos y bebederos... Pese a todo lo grande que era el recinto este se hallaba siempre impecable, al igual que los perros.
Cassie amaba a sus perros. Los cuidaba como una madre cuida a su niño mimado.
Me acerqué al recinto, silbé y todos los perros vinieron corriendo a mi lado. Uno a uno fueron llegando todos hasta que estuvieron los seis. Conocía a cada uno de esos perros como si fuese mío: Lilú, el blanco cachorro de samoyedo; Diablo,  el pequeño e inquieto Akit-Inu; Layka la tranquila Golden de Travis, el hermano de Cassie; el soberbio Sun, un Collie; Snowy, la revoltosa Husky; y, finalmente, Princesa, la más mayor, a la que Cassie y yo habíamos puesto nombre a los ocho años. Quería a esa dalmata de expresivos ojos más que a algunas personas. 
Siempre había querido tener un perro, pero mi padre siempre se había opuesto. Las únicas mascotas que había tenido habían sido pececitos de colores metidos en un pequeña pecera cuadrada.
Se acercó a mí y se puso en pie, sosteniéndose con las patas delanteras sobre mi cintura. Si bien, a pesar de su gran complexión, se apoyó en mí con la delicadeza de un gatito. Le acaricié la cabeza, me acuclillé y la abracé, rodeándole el cuello con los brazos, de forma que mi cabeza y la suya quedaban a la misma altura, por lo que me llenó de lametones la cara. Cuando me erguí para coger el gran saco de pienso, ya no estaba. Levanté la vista y vi a Snowy arrastrar el saco con la ayuda de los cachorros. Comencé a correr tras de ella y al verme, ella corrió también. Los otros perros se pararon a comer el pienso caído.
Snowy! –grité con fuerza mientras corría. “Da gracias al entrenamiento, Kat” pensé. Si no fuese por el ahora mismo estaría tirada en el suelo jadeando por el cansancio –¡Estate quieta y devuélvemelo!
Pero el animal seguía corriendo y, aunque la estaba alcanzando, había corrido demasiado a toda velocidad y estaba empezando a cansarme. Lo arriesgué todo y me lancé a por el saco de un salto. Aterricé sobre el saco, pero  el animal tiró con más fuerza que yo.
Me puse boca arriba y suspiré. Me miré la ropa. Estaba llena de tierra por haberme tirado en el suelo. Pero me daba igual, estaba cansada y no me iba a levantar, no me importaba el pienso.
-Muy bien, Snowy –murmuré entre jadeos –.Tú ganas. No voy a intentarlo más. Haz lo que te dé la gana, pero que sepas que se lo diré a Cassie.
Entonces algo húmedo me acarició la mejilla. Giré la cabeza y me encontré a Sun lamiéndome la cara. De repente el perro se fue corriendo. Debía de haber escuchado algo. Un minuto después volvió con Cassie y Rebecca Seil a su lado. Rebecca era una chica de nuestra clase, de pelo rubio y corto y bastante bajita. Nos saludamos con un hola y un gesto de cabeza. Aunque a Cassie le caía muy bien, ella y yo no éramos muy amigas. Era maja, pero no teníamos confianza.
-¿Los perros te pueden, Kat? –bromeó Cassie con sarcasmo -¿Necesitas ayuda?
Asentí. Esta vez ninguno de ellos se iba a escapar. Era la hora de mi revancha.
Comenzamos a correr y yo me sentí tan libre que en ese momento nada me podía parar.
No tenía problemas con mi padre.
No me había saltado un entrenamiento.
No le había mentido a mi amiga.
No sería diferente nunca más.
Solo era una chica corriendo por diversión en la casa de su amiga.
Todo era una gran mentira, pero en ese momento me daba igual. Me creí todas esas mentiras que me atacaron en el pasado y que me pasarían factura en el futuro y me centré en vivir el presente y correr.          

16 comentarios:

  1. Hola!
    Mira, soy Massiel, te has pasado por mi blog esta semana porque lo habías visto en Angelithaps o algo así. Me digiste que me pasara y aquí estoy :)
    Bueno, decirte que si quieres algún consejo solo tienes que pedirmelo, porque yo ya voy por mi segunda novela y eh leído muchas.
    Bueno, que nada, que me encanta tu nove, aunque solo eh leído el primer capítulo, pero quiero saber cual es el secreto de Kat.
    ¡Suerte con tu nove! Espero que te pases por la mía y comentes un poco :)
    One kiss xxx

    ResponderEliminar
  2. Lo que tiene sin duda esta novela es ese afecto inmediato que sientes por los personajes, como si los conocieras...bueno, yo me entiendo jaja! pero en serio, está muy bien. MUY BIEN :D

    ResponderEliminar
  3. Hola Lauricia,hasta ahora gustoume,ta ben.Pero porque todo o mundo,lle pon os personajes nombre ingleses???É raro,en vez de poñerlle nombre españoles :s Bueno,q si,q me gustou e q xa seguirei lendo (en serio).Bueno,e ti xa sabes q tes q facer non ??;)

    Noe :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fin te dignas a pasar :) Te gusta de verdad? Tampoco hacía falta que me llamases Lauricia aquí, la gente va a pensar que es mi nombre ;) Pongo nombres ingleses porque la mayoría de los libros que leo son de autores ingleses/americanos, y me inventé a los personajes así:P Y, antes de que lo preguntes, te escribo en castellano y no en gallego porque despues acabo teniendo comentarios en todos los idiomas ;D
      Pero gracias por venir, Noe :))

      Eliminar
    2. Jajajajjaj taba pensando eu :e porque me escribe en castellano??e neso leo,te escribo en castellano....Jajajajajja :D Que bo jajajjaajj
      Noe :D

      Eliminar
  4. Aww, ya me gusta mucho la historia, qué tierna ella con su mejor amiga :) Las descripciones están buenas, también.
    Hay que tener 6 perros, eh xD. Aunque yo tengo 12 gatos, así que tampoco puedo decir mucho xD.
    ¡Me intriga mucho saber qué es este entrenamiento del que habla! Ya me paso por el resto de los capítulos.

    ResponderEliminar
  5. Lo he leído por tu comentario en wambie. Me encanta el diseño del blog, las entradas son muy grandes. Me encantaría que te pasaras por mi novela, que ni de lejos esta igual de bien que la tuya (pones el listón muy alto). Mi blog es: despierta.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaale, ¡Bravo! No he puesto bien el link (que pena doy). La novela se llama despierta pero el link es eldiariodeanaa.blogspot.com

      Eliminar
  6. Hola Laura!
    Me ha gustado mucho el primer capítulo :D. Las descripciones están bien, y has presentado muy bien a nuestra protagonista, con todos los problemas que lleva consigo. Me ha encantado la entrada de los perros, aunque yo solamente tengo un cachorro blanco que se pavonea en mi jardín, más equivale a cien de ellos cuando entra su rutina de juegos, es cierto que te olvidas de todo cuando juegas con ellos. Me ha gustado mucho la relación que mantiene con su amiga, y debe ser difícil mentirle a su padre, y mantener esa doble vida que tiene (aunque le entiendo muy bien u.u).
    Cuídate muchísimo, y te seguire leyendo :)

    ResponderEliminar
  7. Hola! Soy una nueva lectora tuya y apenas comenzare a leer tu hitoria :D Espero que te pases por mi blog: http://anotherdreamer-aha.blogspot.com/
    Soy nueva, así que no tengo demasiadas cosas :)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Hola guapísima!
    Me encantó el capítulo! Y el blog está genial! La historia se ve bastante interesante. Pásate por mi blog si te apetece: destroyyourmind.blogspot.com
    Espero que te guste mi historia si la lees tanto como me gustó a mi la tuya. ^^
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  9. Hola! Bueno, vi en Ask tu autopregunta sobre las "criticas a la carta" porque algún amigo le había dado al megusta, así que decidí pasarme. Sólo llevo el primer cap y la reseña, pero es por las horas que son. Mañana cuando pueda seguiré. Me ha gustado bastante, Katrina tiene una personalidas que, si bien no la hace destacar, la hace más creíble y más fácil de congeniar con ella.
    Creo recordar que son dos partes, no? Supondré que la primera ya está acabada.
    Pues eso, que me agrada encontrarme lecturas así. Si quieres, puedes pasarte por mi historia, en Wattpad. Te adelanto que va de piratas del SXVIII, por si no te gusta el género y así no pierdas tu tiempo. Sin más te dejo el link: http://www.wattpad.com/story/14988837-a-bordo-del-liberty-recuerdos
    Sigue así, que estás consiguiendo engancharme a la temática de lo sobrenatural :). Para cualquier duda, mi Ask está en mi perfil de Wattpad.
    Xoxo!

    ResponderEliminar
  10. Hola, como dije me he pasado y aquí estoy dando mi opinión sincera.
    Solo llevo este capitulo porque mi inteligencia me hizo leerme primero el primero de la segunda parte sin darme cuenta, así que he tardado un poquito más.
    Primero, me encanta la primera persona. Es un narrador que te hace meterte de lleno en la historia y te conviertes en el propio personaje principal. Kat me parece una muchacha misteriosa y supongo que va a dar mucho juego a medida que se avance en la historia.
    Segundo, me has conquistado con los perros de Cassie, me encanta los animales en realidad y me gustaron sus nombres. Cassie me parece una buena niña, aunque ya sé que la pasará algo y seguramente o me guste u.u
    La narración es muy fluida y no se repiten palabras, es fácil de leer y dan ganas de seguir más y más. Espero que la segunda parte sea como esta o mejor porque me tendrías leyendo hasta el final. Otra cosa que me gusta mucho es que si tu novela va sobre ángeles ya me has conquistado al 100% porque me encantan estos seres, como podrás ver mi novela también tratan sobre ellos jajajaja
    Bueno, soy de ask, como habrás podido adivinar es: @AvrilCollette
    Y mi novela:http://oroplateado-novela.blogspot.com.es/p/listado-de-capitulos.html
    Voy a seguir leyendo a ver como sigue esto ^^

    ResponderEliminar
  11. ¡Holiwis!

    Aquí estoy^-^ Vale, soy un poco idiota y me he leído el primer capítulo de la segunda parte, así que... Bueno, menos mal que solo ha sido el primero, porque si no me spoileaba todo D: En fin, vamos allá.

    Aspectos en los que me fijo:

    -La gramática
    Lo llevas muy bien. Las palabras no se repiten, la lectura es fácil y fluida, y el vocabulario es amplio, pero no demasiado complejo.

    -La ortografía.
    Este tiene un lugar especial, porque se me hace totalmente imposible leer una novela con faltas ortográficas, así que gracias por cuidarlas. Puede que haya alguna tilde que te has comido, pero eso nos pasa a todos en nuestra desenfrenada carrera de la inspiración, en la que escribes lo más rápido que puedas antes de que se vaya el impulso xD

    -La trama y el suspense
    Interesante. Unos acontecimientos que te dejan en vilo son muy útiles a la hora de continuar con la lectura. Es decir, ¿de qué entrenamiento habla? ¿Cuál es su secreto? Y, otra cosa que acarrean las mentiras, ¿qué pasará si/cuando lo descubra la persona equivocada? En este primer capítulo, aunque no tiene demasiados sucesos, te deja completamente con las ganas de seguir leyendo para averiguar qué pasará a continuación, y eso es una cosa que valoro mucho.

    -Personajes y narrador
    Un narrador en primera persona es increíblemente útil. Elegir cómo vas a contar tu historia no es tarea fácil, puesto que cada manera tiene sus pros y sus contras, que difieren según la historia que quieres contar. La primera persona te permite llegar a lo más hondo del protagonista, pero es difícil profundizar en los demás personajes, puesto que una persona "normal" no lee los pensamientos. Aun así, me gusta Kat, al menos por el momento, y la relación que comparte con Cassie es muy especial, la cual también me encanta.

    Y creo que eso es todo, pero bueno, espero haberte ayudado. No sé si me habré explicado bien, pero en fin jajaja Si tienes alguna duda o lo que sea, sabes dónde encontrarme :) (Ask: masalladellimitenovela)

    PD.: Me ha encantado el último párrafo ^^

    ResponderEliminar
  12. Un comienzo prometedor! Espero que los otros capítulos estén igual de bien, porque chica, me has enganchado ;) Mis felicitaciones por tu gran don para escribir!

    ResponderEliminar
  13. No me acordaba de lo bien que escribías :)

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido? Deja tu opinión, es importante :))